¿Cómo ser un Game Tester? - Habilidades Técnicas

Liliana Reina | 25 de noviembre, 2020

Hoy en día, los testers se han convertido en una parte esencial del equipo de desarrollo de aplicaciones, dado que para asegurarse que un juego sea exitoso en el mercado, se requiere que sea de alta calidad, que guste a los usuarios y que sea intuitivo. Por esta razón, en este artículo abordaremos todas aquellas habilidades técnicas que un game tester debe poseer y aplicar para garantizar un juego sin fallos, o al menos, con la menor cantidad de errores.

Un game tester debe poseer la habilidad de apropiarse de su trabajo. Esto no solo implica hacer su labor, sino ser responsable por la calidad y la puntualidad en la entrega de un resultado. Otra habilidad importante es ser orientado a los detalles. Un juego puede fracasar si un tester no puede hacerse cargo de una tarea y completarla sin descuidar los detalles de la misma. Esto es mucho más que prestar atención. Es asegurarse que todos los aspectos del trabajo se realicen correctamente, probando imágenes, textos, controles, sonidos, escenarios, requisitos y funciones de un juego.

El deseo de entender los juegos a nivel de diseño es otra habilidad necesaria que debe tener todo tester. Debe saber las respuestas a preguntas como: ¿qué gráficos se usaron para su elaboración?, ¿qué lenguaje de programación se utilizó?, ¿cuáles herramientas se implementaron? Esto con el fin de ayudarse al momento de redactar un bug, ya que de manera más legible se le puede indicar al desarrollador cuál es el problema y se le puede ubicar a nivel de código. De este modo, se contribuye a crear varios escenarios a nivel de diseño que amplían las opciones a probar en el juego. Como complemento a esta habilidad, se debe contar con un agudo sentido de la lógica y la razón. Esto es de suma importancia para todo game tester, ya que debe entender cómo funciona el juego, la lógica correcta y el objetivo para el que fue creado, aspectos que, como se mencionó anteriormente, se usarán para lograr estimar todos los posibles escenarios y garantizar un juego con la menor cantidad de errores. 

Otra destreza que se debe considerar de manera importante es la habilidad para resolver problemas. Un buen game tester describe un enfoque que genera atención a la resolución de problemas, con pensamiento algorítmico para crear pruebas de usabilidad así como pensamiento analítico y crítico, lo cual ayuda a evaluar el problema tomando decisiones con un enfoque lógico y metódico. De este modo, se contribuye con soluciones útiles a problemas que se puedan generar en la etapa de desarrollo del juego.

Por otro lado, tenemos el conocimiento de los juegos de ordenador y de la industria. Un game tester debe comprender la importancia de las pruebas de control de calidad, ya que la inversión en la industria genera más ingresos cuando una aplicación cumple con las expectativas del usuario. De lo contrario, las pérdidas que puede generar un juego de mala calidad y con muchos errores pueden llegar a ser exorbitantes. 

La comprensión de los procesos de aseguramiento de la calidad del software es la esencia del testing en los videojuegos. El tester debe contar con una buena perspectiva de lo que implica el control de calidad, lo que implica revisar y auditar el juego, verificar que se cumplan los procedimientos y los estándares definidos y, lo más importante, asegurarse que se identifiquen los problemas y se resuelvan. De igual forma, debe ser capaz de trabajar bajo presión y cumplir plazos. Un videojuego necesita que se cumplan los requerimientos establecidos al inicio de la planificación y debe alcanzar la mejor calidad posible en los tiempos definidos. Por lo que la capacidad de trabajar solo o en un equipo, bajo presión y cumpliendo fechas, es de suma importancia.  

La paciencia para realizar trabajos repetitivos es una habilidad importante ya que todo game tester debe probar varias veces la misma pantalla independientemente del juego. Esto implica habilidades y conocimientos de comunicación sólidos, una excelente observación y requiere mucha calma y perseverancia.

Una destreza clave a la hora de realizar tareas altamente técnicas es la flexibilidad y la capacidad de adaptación a diferentes procesos. El tester debe ser capaz de trabajar de una manera productiva y flexible, adaptándose a los cambios que se presentan en el proyecto. Además, debe acoplarse a los posibles nuevos escenarios de trabajo y sus múltiples desafíos, así como a las responsabilidades y las horas de trabajo, para con ello cumplir las metas que garanticen lo más importante, un juego de calidad.

Por otra parte, se debe contar con conocimiento de la tecnología. Si bien es cierto que la industria de los videojuegos y su tecnología evoluciona de manera constante, es muy importante que un game tester cuente con conocimientos básicos de la tecnología actual. Debe mantenerse actualizado y familiarizarse con la tecnología que se utilizó para crear el juego así como con los dispositivos que se deben usar como accesorios del juego. Además, debe tener familiaridad con juegos y jugabilidad, lo cual requiere un conocimiento profundo del funcionamiento del diseño de videojuegos. Saber cómo funcionan las consolas de juegos actuales también es esencial, ya que cada marca opera con sus propias características operativas, las cuáles se deben considerar para garantizar que el juego sea compatible con la consola a la que está destinado. Contar con conocimiento de programación y codificación es importante ya que así podrá brindar ayuda a la hora de realizar modificaciones - como por ejemplo, en la interfaz de usuario de una aplicación web - utilizando las herramientas de los desarrolladores. Un game tester puede proporcionar información adicional en los detalles del problema al crear un bug, por lo tanto, aprender los conceptos básicos de programación le ayudarán a diferenciarse y a tener un gran alcance. Por último, y no menos importante, un game tester debe contar con una buena comprensión de los componentes de hardware. Es importante que conozca los detalles de un dispositivo de juego así como del software empotrado que maneja los juegos que serán instalados.

Ser un game tester es un trabajo muy interesante no solo por las oportunidades que ofrece el mercado y los retos que se enfrentan al probar un video juego, sino por todo el conocimiento que se puede adquirir. Es un rol que demanda mucho tiempo y esfuerzo. Además, debe contar con varias habilidades fundamentales y estar en constante comunicación con otros testers y los otros miembros del equipo de trabajo. En general, debe ser capaz de comprender la funcionalidad de los juegos en las pruebas, familiarizarse con las tecnologías de juegos existentes en dispositivos móviles, de escritorio, de consola y de otros controladores. Debe ser paciente de modo que entienda que debe lidiar con varios tipos de complejidades. Deberá identificar fallas, evaluar el comportamiento desconocido de la aplicación y así crear nuevos escenarios y probar los escenarios ya existentes. 

Las habilidades técnicas son importantes para mejorar las pruebas y evolucionar como profesional, dando así un mayor valor agregado a los equipos de desarrollo de juegos. Pero ante todo, se debe estar lo más preparado posible en cuanto a estudio.

idea

Puntos Clave

  1. Solo los videojuegos de la más alta calidad logran alcanzar el éxito en el mercado, por lo que los testers se han convertido en una parte esencial del equipo de desarrollo de aplicaciones.
  2. Algunas de las destrezas técnicas que debe poseer un tester incluyen: orientación hacia el detalle, entender los juegos a nivel de diseño, habilidad para resolver problemas, conocimiento de los juegos de ordenador y de la industria, capacidad para adaptarse a diferentes procesos y conocimiento profundo de la tecnología (incluyendo codificación y programación).
  3. Las habilidades técnicas son importantes para mejorar las pruebas y evolucionar como profesional, dando así un mayor valor agregado a los equipos de desarrollo de juegos.
    1.  

 

Contáctenos

Contenido

Compartir Artículo

Artículos Destacados